Skip to content Skip to footer

En 1547 el Emperador Carlos y su madre, la reina Juana I de España, firmaron una orden para impedir el paso de moriscos al Nuevo Mundo y evitar así la contaminación de la fe de los nuevos cristianos con la doctrina de Mahoma. El documento expresa la preocupación de los monarcas por la gran cantidad de musulmanes conversos que ya se habían embarcado rumbo a sus nuevos dominios de ultramar, incluso a petición de un obispo como Zumárraga, quien en 1534 había solicitado que vinieran para enseñar a los indígenas el cultivo y el tejido de la seda.

Pero la cultura hispano-morisca de raíces árabes no llegó a Nueva España sólo gracias a los recién conversos. Muchos de sus elementos eran ya parte de la civilización de los viejos cristianos españoles venidos a estas tierras, incluidos los conquistadores. Es por ello que el español que hoy se habla en México está salpicado de arabismos y nuestras costumbres, cocina, indumentaria, arquitectura y artesanías poseen los más insospechados toques moriscos.

La conferencia, La huella de la cultura hispano-morisca en México, tiene como objetivo revisar la influencia de la cultura hispano-morisca en México. En primer lugar en el español que hablamos cotidianamente y en nuestras costumbres para entender después su influencia en la gastronomía, la indumentaria y la arquitectura mexicanas.Y en segundo lugar evidenciar su huella en distintas ramas artesanales, como los textiles, la cerámica, la carpintería, el cuero y el trabajo de los metales.

Ana Paulina Gámez Martínez

Ana Paulina Gámez Martínez es  maestra y doctora en Historia del Arte con menciones honoríficas por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México; así mismo realizó estudios de licenciatura en Historia del Arte en la Universidad Iberoamericana y de Restauración de Bienes Muebles en la Escuela Nacional de Restauración. Fue becaria del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología y en dos ocasiones por el Ministerio de Educación y Cultura de España.

Como especialista en Artes decorativas, Arte Popular y Diseño mexicanos ha curado y asesorado exposiciones en México y Estados Unidos. Ha impartido cursos de licenciatura y posgrado; ha dictado conferencias en México, Estados Unidos y España y ha publicado libros, artículos y ensayos en los mismos países. A lo largo de su carrera profesional ha sido curadora externa del Museo Franz Mayer y del Museo de Arte Popular y curadora residente del Museo Nacional de Arte, donde se hizo cargo las colecciones de Arte Virreinal y Arte Popular. Así mismo, fue asesora de Fomento Cultural Banamex y del Fomento Nacional para las Artesanías. Además, forma parte de los Consejos Académicos del Centro de Textiles del Mundo Maya y del Museo Arocena. Por su prestigio en su campo de estudio ha sido jurado en múltiples concursos artesanales, así como en el Premio Nacional de Arte y Literatura. Recientemente se hizo cargo de la curaduría de la exposición “La huella hispano-morisca en México” para el Museo de Arte Popular de la Ciudad de México.