Skip to content Skip to footer

Los proyectos de innovación en el campo deben contemplar también el conocimiento empírico: Ana Laura Burgos Tornadú

15 de octubre de 2020

Con la presencia de numerosos espectadores, la Dra. Ana Laura Burgos Tornadú ofreció la conferencia Los procesos de innovación en las áreas rurales: alcances y dilemas para el desarrollo rural sustentable, el jueves 15 de octubre de 2020, a través de las plataformas digitales Zoom y Facebook Live, cabe mencionar que esta actividad forma parte del ciclo de conferencias Ciencia en Directo que dirige y coordina El Colegio de Sinaloa con la Universidad Nacional Autónoma de México. Para brindar un mensaje de bienvenida se contó con la participación de la Mtra. Trinidad Guerrero, directora de Editorial y Comunicación y como moderador José Carlos Barajas, director de Vinculación Académica, ambos del organismo colegiado.

Para iniciar con su presentación, la Dra. Ana Laura Burgos Tornadú planteó cuáles son los principales problemas que enfrentan las comunidades rurales en México, indicó que algunas de las dificultades por las que atraviesan son: Restricciones naturales en el clima y relieve, pobreza en el acceso a servicios públicos y de salud, aislamiento geográfico además de cultural y problemas de delincuencia organizada, entre otros. Señaló que estas adversidades afectan a más de 2 millones de personas tan solo en México, ya que las estadísticas que mostró, indican que nada más en Sinaloa existen en la sierra, 752 mil habitantes y en el estado de Michoacán un millón 363 mil habitantes, sin contar con el resto de las entidades federativas de la República que concentran poblaciones indígenas.

Burgos Tornadú externó la importancia de preservar estos espacios rurales por su riqueza natural, impulsando diversas actividades económicas que sean sustentables a través de proyectos que involucren a toda la comunidad, pues comentó que otros aspectos positivos que poseen dichas comunidades son la producción de alimentos y fibras, soberanía alimentaria, reserva de fuentes de agua, así como componentes del patrimonio cultural e histórico de del país.

Ante esto, la investigadora de la UNAM propuso un nuevo modelo que ayude a impulsar la innovación en el campo, pues reveló que en la actualidad se están implementando modelos económicos que no funcionan para el campo rural, tal es el caso de la Teoría de la Innovación de Joseph Schumpeter, en el cual se contemplan puntos que no se relacionan con el planteamiento del problema, pues atañen a los siguientes tópicos comenzando que esta tuvo su auge en los años 80-90, donde se expandió teórica y conceptualmente a la par de la economía del mercado; se enfatizó en la tecnología, en procesos productivos, así como cambios organizacionales, y modelos de negocio y fue considerada como la llave de empresas, regiones y países.

“Este modelo ha sido reconocido por el tripe hélice: gobierno, academia, empresas, y la OCDE, quienes son los principales encargados de realizar el progreso en un país, sin embargo, deberíamos preguntarnos si esto funciona para producir actividades innovadoras en sectores rurales en desventaja, pues excluye a las personas que habitan estas comunidades quienes realmente saben cómo funciona el campo en estas áreas geográficas”, resaltó la Dra. Burgos Tornadú.

Por lo que sugirió un nuevo modelo que ayude a impulsar la innovación en el campo, asegurando que quienes también pueden contribuir ampliamente en el desarrollo son los lugareños, ya que mencionó que existen académicos que reprochan la participación de los campesinos en proyectos científicos omitiendo su conocimiento empírico. Por eso propuso un nuevo modelo que lo Investigación Trandisciplinaria.

Para finalizar, Ana Laura Burgos Tornadú dijo que actualmente ella es parte de grupos de investigación transdisciplinarios de cooperativas de agricultores y pescadores, que tienen que ver con la teoría innovación rural para abordar los principales problemas expuestos. Uno de los mejores logros que han realizado juntos son actividades de información y reflexión, formación de promotores comunitarios, diseño de actividades que involucren a los pobladores, y la articulación de redes intra y extra territoriales.

El mensaje final de la especialista en el campo fue: “Ustedes como estudiantes deben abrir sus horizontes y ver más allá de la educación tradicional donde solo se contempla en proyectos de innovación a científicos y académicos, ignorando el conocimiento empírico que puede brindar un poblador rural”, concretó.