Skip to content Skip to footer

Los sitios de petrograbados son considerados espacios sagrados: Joel Santos Ramírez

2 de octubre de 2020

El arqueólogo Víctor Joel Santos Ramírez señaló que desde hace más de 15 años ha estudiado los petroglifos —como se les conocen en Sinaloa― y ese fue el tema que desarrolló como invitado en el programa institucional Diálogos en El Colegio de Sinaloa, el viernes 2 de octubre del año en curso con la videoconferencia Los sitios de petrograbados como centros sagrados en la cosmogonía prehispánica de Sinaloa, acompañado por las preguntas de Carlos Zazueta y Gerardo Osornio, que se transmitió vía Facebook y YouTube.

El investigador del Centro INAH-Sinaloa reconoció que los sitios de petrograbados son muy comunes en el estado, aunque hoy en día no hay un registro total de ellos; sin embargo, señaló que en las últimas décadas han estudiado los sitios más importantes como Las Labradas, ubicadas a la orilla del mar en el municipio de San Ignacio, así como el Cerro de la Máscara, que se localiza en la cabecera municipal de El Fuerte, —que son los más conocidos―, y otros más con el propósito de llevar a cabo su protección.

Santos Ramírez dice que “lo primero que se preguntan al encontrarse en esos lugares es: ¿qué culturas lo hicieron?, ¿qué significan?, ¿cuál es la técnica que emplearon para su talla?” Además, en los últimos años, a partir de la realización de estudios de prospección en diversas áreas geográficas del estado de Sinaloa, han sido registrados sitios de petrograbados o grabados rupestres no reportados hasta entonces, incrementando con ello su conocimiento y las posibilidades de interpretarlos. El arqueólogo reconoce que “los que se han aproximado a esas interpretaciones tiene una manera de interpretar y encontrar las razones o porqués de esas manifestaciones rupestres”.

En ese sentido, el investigador explica que para tener una aproximación lo más fidedigna tenemos que darnos cuenta de dónde se encuentran estos lugares, y aquí es donde se dan cuenta que “la inexistencia de rocas en la mayor parte del territorio nos habla que no es un material fácil, desde la época prehispánica el material ausente es la piedra, a diferencia de como sucede en otras regiones”.

El arqueólogo Santos Ramírez dice que parten de varias situaciones donde la tesis (o propuesta) que va a exponer consiste en concluir que los espacios que hoy en día conocemos como sitios de petrograbados son espacios consagrados, o hechos sagrados, por las culturas que así determinaron hacerlos por las características que estos sitios van a tener y van a representar para ellos, nos vamos a acercar a esa interpretación.

“En primer lugar mencionar que en Sinaloa vamos a encontrar estos sitios en la zona de los valles, márgenes de ríos y arroyos, y muy escasos en la costa. Pero una constante que vamos a encontrar es todos estos sitios, lo puedo decir porque llevamos trabajando más de 15 años en el estado, la mayoría de estos sitios tienen una relación –asociación preeminente— con cuerpos de agua y se encuentran en promontorios, están en superficies altas y en otros sitios arriba de cerros, aunque Las Labradas es otro ejemplo y su caso es diferente al resto de los petrograbados”, reconoció el investigador.

Con relación a los petroglifos, Joel Santos señala que “nos encontramos desde finales del siglo XIX cuando se comienzan a observar estos lugares y existe interés de diferentes personas de gran cultura queriendo encontrar la explicación, sin embargo, desde siempre se ha visto desde el punto de vista occidental sin tomar en cuenta la visión del mundo prehispánico porque hemos perdido ese contacto desde hace 500 años”.