Skip to content Skip to footer

La concentración del poder ha sido un obstáculo para combatir la corrupción: Dr. Diego Valadés

21 de octubre de 2020

El Colegio de Sinaloa en coordinación con la Secretaría Ejecutiva del Sistema Estatal y Municipal Anticorrupción del Estado de Sinaloa —SESEA— presentaron la conferencia: Democracia versus corrupción, que disertó el jurista Dr. Diego Valadés, el miércoles 21 de octubre del presente año, a través de la plataforma de Facebook Live. Cabe destacar que esta actividad forma parte del ciclo Conversaciones en El Colegio de Sinaloa. Para impulsar esta actividad estuvieron presentes por parte de organismo colegiado, su secretaria general, Lydia Concepción Celaya; y por parte de del SESEA, el Mtro. Francisco Javier Lizárraga Valdez, Secretario Técnico.

Para iniciar con su disertación, el Dr. Diego Valadés explicó cuál ha sido el desarrollo de la corrupción a través de la historia, indicó que el término de corrupción ha existido desde hace muchos años, y que hasta la actualidad dicho problema no se ha mitigado por la complejidad que impera desde sus raíces, pues detalló que la corrupción implica también ser incapaz de cumplir con una tarea o función en el cargo público: “Conocemos por corrupción aquellos actos que violan las reglas, normas y leyes que tienen que ver con el carácter público, sin embargo debemos mencionar que corrupción también involucra aquellos que son incapaces de cumplir sus tareas como funcionarios, ya sea porque no tienen ética o porque simplemente no están preparados para realizar su trabajo”, indicó.

Asimismo, el miembro de El Colegio de Sinaloa detalló cómo es que México ha estado rezagado en este tema desde la época de la Revolución mexicana, por eso señaló que la concentración del poder ha sido siempre un obstáculo para combatir la corrupción y dijo que: “El sistema hegemónico ya tiene dos siglos de imperar nuestro país, se caracteriza por una enorme concentración del poder, justamente en el presidente de la República. En el caso actual de la Constitución de 1917, atribuyó al presidente las facultades más amplias posibles. En ese momento, Venustiano Carranza al presentar ese proyecto subrayó que era necesario tener a un ejecutivo fuerte y aludió a las circunstancias que México vivía en ese entonces”.

Como solución, el especialista en leyes propuso que la cámara legislativa sea más severa en los castigos para quienes infringen la ley por este delito, así mismo invitó a los poderes estatales y municipales a monitorear el cumplimiento de los compromisos pactados por el poder federal, apuntó que: “El eje está en los controles internos del Gobierno de las entidades federativas hacia lo federal y en los controles congresuales donde se da otra gran regla, la mayoría decide pero la minoría controla”.

Para finalizar, Diego Valadés celebró la creación de organismos encargados de monitorear la función la pública, sin embargo, señaló que estos se quedan cortos debido a un severo problema de impunidad propiciado por las actividades internas de los tres poderes, pues concluyó diciendo que: “No por la falta de capacidad de quienes tienen tan relevante tarea, todo el esfuerzo encaminado a combatir la corrupción sigue siendo de carácter interno en el Gobierno, ahora con participación social haciendo énfasis en la penalización de la corrupción pero con una sistemática impunidad que hace que muchos de los esfuerzos por combatir la corrupción se estrellen ante la posibilidad de tener éxito procesal de quienes sean acusados de corrupción, y esto se debe combatir con las herramientas que ya cuenta nuestro país aunada con la democracia”, precisó.