Skip to content Skip to footer

Ofelia Morton presenta investigación que evalúa el impacto a la salud en áreas contaminadas de Cedral, San Luis Potosí

12 de octubre de 2020

El Colegio de Sinaloa presentó el lunes 12 de octubre del año en curso, a la destacada geofísica, Dra. Ofelia Morton Bermea, en el ciclo de conferencias Conversaciones desde El Colegio de Sinaloa con el tema: Impacto de metales contenidos en residuos mineros de actividades metalúrgicas en niños habitantes de Cedral, S.L.P., que se transmitió vía Zoom y Facebook Live. Acompañaron esta videoconferencia autoridades instituciones: Lic. Lydia Concepción Celaya, secretaria general de este instituto colegiado, y Mtra. Trinidad Guerrero Peñuelas, directora Editorial y de Comunicación del mismo organismo.

La Dra. Morton Bermea dijo que “históricamente las actividades mineras y metalúrgicas han sido un apoyo indiscutible de la economía mundial”. Mostró en una gráfica que México ocupa el décimo segundo lugar en el mundo en la producción de metales y minerales; asimismo, a nivel mundial tiene el primer lugar en producción de plata, y los estados mexicanos que son los mayores productores de este metal precioso son, en orden de importancia, Zacatecas, Chihuahua, Durango, Sonora, Oaxaca y San Luis Potosí.

Sin embargo, la investigadora señaló que a pesar de la enorme riqueza que esto implica también debe señalarse el impacto negativo que la industria ocasiona en el agua, los suelos, los cultivos y la población misma; de esta manera explicó que este estudio se trató del monitoreo de metales en tejidos ­­­­—sangre, orina, cabello y saliva— y lo consideró “una herramienta para evaluar el riesgo humano a la salud en áreas contaminadas”.

Estas muestras se compararon con otras tomadas en diferentes partes del mundo. Los niveles de metaloide en el cuerpo humano dependen de la vía de exposición: puede ser ingesta, puede ser inhalación o puede ser contacto dérmico, también depende de la concentración de estos metales en el medio ambiente y, muy importante, también la forma química”.

La experta en geofísica reconoció que se tiene mucha información del daño adverso que ocasionan metales que el hombre ha utilizado durante siglos, como son: el plomo (Pb), el arsénico (As), el mercurio (Hg) y el cadmio (Cd); sin embargo, del daño que ocasionan a la salud humana los siguientes metales no se tiene suficiente información, tal vez porque su valor comercial es muy poco, aunque estén contenidos en concentraciones muy altas en residuos mineros, estos minerales son: antimonio (Sb), manganeso (Mn), cromo (Cr), y el cobre (Cu).

La especialista señaló que el objetivo de este trabajo fue evaluar estos metales y minerales y su impacto en la población. Se escogió este pueblo, Cedral, San Luis Potosí, donde se establecieron procesadoras del mineral de plata (Ag) que se llevaba desde Real de Catorce, en ese lugar se usó el procedimiento de amalgamación de Ag con mercurio (Hg): llamado proceso de patio. La Dra. Morton Bermea indicó que esas plantas de beneficio cerraron a principios del siglo XX y se calcula que durante el tiempo de actividad metalúrgica se produjeron 220 mil toneladas de residuos mineros, que están distribuidos en toda la zona urbana. Así fue como con los residuos mineros se formaron dos cerros en la comunidad de Cedral, S.L.P., que es donde se ubican las localidades conocidas como El Caballo y Jesús María, donde tomaron las muestras y recibieron un gran apoyo por parte de sus habitantes.

Para terminar, la investigadora señaló que no están documentados los efectos adversos que representa la exposición a residuos minerales a la salud de los habitantes de Cedral, S.L.P., entre los que destacó la exposición al Sb repercute en efectos respiratorios, daños al miocardio e irritación del tracto intestinal; la exposición a Cd causa daño renal y evidencia de daño severo del sistema óseo (osteoporosis), además, recientemente fue clasificado como “probable carcinógeno”; la exposición al Hg por periodos cortos causa daño respiratorio y su exposición crónica a niveles básicos causa daño en el sistema nervioso, hígado y glándula tiroides.

Entre las conclusiones a las que llegaron es que el impacto de los metales estudiados se puede atribuir a los residuos de las actividades metalúrgicas en la zona; la evaluación del riesgo de la población a la exposición simultánea de concentraciones extremadamente altas de varios metales representa un reto de atención continua. Lo anterior destaca la importancia de un monitoreo regular para evaluar el riesgo a la salud por diferentes vías de exposición, así como de la implementación de programas de educación para disminuir la exposición de los habitantes de la zona, finalizó la Dra. Ofelia Morton.