Skip to content Skip to footer

Annia Rodríguez Hernández señala que la cristalografía de Rayos X ha permitido el estudio molecular en sustancias biológicas

29 de octubre de 2020

La Dra. Annia Rodríguez Hernández —investigadora del Instituto de Química en el Laboratorio Nacional de Estructura de la UNAM— fue invitada en el marco del ciclo Ciencia en Directo coordinado por El Colegio de Sinaloa, para disertar la videoconferencia: La luz y la estructura de proteínas, que se transmitió por las plataformas digitales Zoom y Facebook Live institucionales, el jueves 29 de octubre de 2020. La especialista señaló la importancia de la luz y la cristalografía de Rayos X, mismas que han permitido el estudio del avance molecular en sustancias biológicas y entre muchos otros estudios que pueden ser utilizadas en los laboratorios de investigación.

La Dra. Rodríguez Hernández resaltó la importancia de la luz, “es fundamental para la estructura de proteínas, sabemos que tenemos una fuente de luz natural que es el sol, que envía sus rayos a la superficie de la tierra que se reflejan en todos los objetos que están a nuestro alrededor y llegan a nuestros ojos; nuestros ojos tienen la capacidad de captar esta luz y convertirla en una señal nerviosa que viaja desde hasta el cerebro a través del nervio óptico. Mientras, nuestro cerebro se encarga de darnos la sensación de visión y es así como podemos ver todas las cosas que están a nuestro alrededor; en cambio, si es de noche, nuestra capacidad para ver se ve disminuida lo que limita la visibilidad a cualquier objeto debido a que no hay luz o energía que sea captada por nuestros ojos”, explicó.

La investigadora expuso que la luz “es un conjunto de ondas que tienen distintas características que nosotros manejamos para organizarlas, estudiarlas y utilizarlas. Dos de estas características son la longitud y la amplitud. La luz que perciben nuestros ojos sólo abarca una parte de todo el espectro magnético que existe, la luz visible va de los 380 a los 700 nanómetros, en la longitud de onda. La resolución es la capacidad que tiene nuestros ojos para percibir la luz, nuestros ojos nos permiten ver un tamaño de 0.1 a 0.2 mm, lo cual es máximo en nuestros ojos para poder ver”. Lo que implica necesitar el apoyo de un microscopio para poder ver las distintas dimensiones de objetos pequeños.

La cristalografía de rayos x, para que se lleve a cabo esta función necesitamos dos cosas; cristales y rayos X, a pesar que los rayos X están en la luz solar no se encuentran en cantidades altas y no se pueden captar, por lo tanto, se tiene que producir a través de equipos sincrotrones, esto permite que los científicos tengan suficiente material para que se lleve a cabo los experimentos necesarios. Para obtener los cristales existe un robot el cual nos permite realizar pruebas de cristalización de proteínas, optimizar condiciones de cristalización e incrementar la posibilidad de obtener estructuras tridimensionales de las proteínas. Los cristales de proteínas son la forma más ordenada en la que se pueden organizar las moléculas en el estado sólido. Debido a la organización y la repetición de las posiciones de las moléculas dentro de los cristales podemos saber las posiciones de sus átomos usando la técnica conocida como cristalografía de rayos X.

Es así como la importancia de la luz juega su papel para obtener la visibilidad d ellos rayos X, lo cual no es suficiente para obtener un resultado favorable para realizar pruebas dirigidas por los científicos y es así como la cristalografía de rayos X toma una gran importancia en este medio.