Skip to content Skip to footer

En el mundo ya se está pensando en la segunda generación de plantas de concentración solar: Heidi Villafán Vidales

11 de noviembre de 2022.

Como invitada al programa académico Ciencia en Directo coordinado por El Colegio de Sinaloa, la Dra. Heidi Isabel Villafán Vidales —investigadora del Instituto de Energías Renovables de la UNAM— disertó la conferencia Tecnologías emergentes en los sistemas de concentración solar, el jueves 10 de noviembre del año en curso y a través de las plataformas digitales de este organismo.

Para dar inicio con el tema, Heidi Villafán mencionó que México tiene una ubicación privilegiada en cuanto a recurso solar, ya que el país se encuentra dentro de la franja solar y es el desierto de Sonora una de las zonas que recibe una gran cantidad de energía equiparable incluso con el desierto Atacama en Chile.

Explicó que la energía solar se puede concentrar para incrementar su uso y con ello, obtener mayores temperaturas y extraer trabajo. “Al concentrar la energía solar nosotros lo que hacemos es desviar los rayos que recibe cierta área y concentrarlos en una menor área mediante espejos o lentes”; añadió que, si el área de una lente es de 20 cm y el área de la imagen que produce es de 1 cm, “lo que estamos haciendo es concentrar veinte veces el sol”, señaló Heidi Villafán.

También comentó que los sistemas de concentración solar son una tecnología en desarrollo y que actualmente hay 6246 MW de capacidad instalada en el mundo. Indicó que el mercado se encuentra dominado por la tecnología de canal parabólico, la cual se utiliza —incluyendo México— para generar calor de proceso para diversas industrias; agregó que en el caso de la electricidad, ésta es un mercado más limitado por el crecimiento de los paneles fotovoltaicos.

Destacó que en el mundo ya se está pensando en la siguiente generación de plantas de concentración solar que permita alcanzar mayores concentraciones, es decir, que se alcancen mayores temperaturas y, por lo tanto, “podamos incorporar conceptos tecnológicos avanzamos, donde la concentración solar ya no la usemos solamente para generar electricidad, sino utilizar la energía solar concentrada como fuente de energía para otros procesos químicos, por ejemplo, producir hidrógeno o biocombustibles”, comentó la académica.

Con base en lo anterior, Heidi Villafán argumentó que lo que se necesita es desarrollar nuevos receptores capaces de trabajar con atmósferas controladas y mayores temperaturas, un ejemplo de ello son los reactores químicos solares.

Hacia el final de su conferencia, enfatizó en el trabajo que se está realizando en el Instituto de Energías Renovales de la UNAM, donde labora: “utilizar la energía solar concentrada para llevar a cabo procesos termoquímicos en donde podamos utilizar, por ejemplo biomasa —desechos agroindustriales que usualmente se queman en México y que contaminan— y transformarla para producir productos de valor agregado”, tales como carbón o biocombustibles.

La Dra. Heidi Villafán Vidales expresó que en el IER-UNAM se encuentran desarrollando reactores químicos solares, de la misma manera, investigaciones de procesos como el de licuefacción hidrotérmica solar, donde reproducen el proceso de formación de combustibles fósiles a una escala de tiempo menor. “Lo interesante de este proceso es que en un sistema convencional implica entre el 20-22% de energía para proveer el calor de la reacción, pretendemos con la energía solar concentrada reducir esos gastos anuales”, concluyó.

Deja un comentario