Skip to content Skip to footer

Sinaloa, un estado abundante y fértil a los ojos de estudiosos del siglo XIX

Con el tema: La representación del campo agrícola sinaloense en los textos literarios del siglo XIX, la maestra Mariel Iribe Zenil participó en el ciclo de conferencias Diálogos en El Colegio de Sinaloa, en amena conferencia con el antropólogo Carlos Zazueta y el comunicador, Gerardo Osornio, el jueves 27 de agosto de 2020, en las plataformas de streaming institucionales: YouTube y Facebook.

El objetivo de su conferencia fue identificar y analizar las imágenes con las cuales se representó el campo agrícola sinaloense en diferentes textos del siglo XIX, así como explicar de qué manera responden al contexto local, nacional y mundial en cuanto a los avances tecnológicos para la modernización del campo.

Señaló las imágenes con las que ha sido presentado el campo agrícola sinaloense en los discursos de la cultura de este periodo: “nos referimos a las imágenes del espacio que ya ha sido intervenido por el ser humano; los estudiosos contemporáneos definen el espacio en su triple dimensionalidad: Físico, Subjetivo (intervienen las emociones y los afectos) y Social (se construye a partir de la actividad de un territorio para modificarlo y hacerlo productivo”.

Iribe Zenil explicó que los discursos histórico-culturales contribuyeron a la construcción y al fortalecimiento de una imagen del estado como un territorio de gran desarrollo económico a partir de la actividad agrícola: “esto a través de imágenes de fertilidad y abundancia en recursos naturales, mismas que lo vuelven propicio para el progreso y para el desarrollo de la agricultura mediante el uso de los avances tecnológicos. Es decir, de la razón y la inteligencia puestas al servicio del ser humano tal y como lo estipula la modernidad”.

Los autores que fueron analizados y los libros de los cuales obtuvo las ilustraciones del campo agrícola sinaloense son: “Compendio histórico, geográfico y estadístico del estado de Sinaloa”, (1877), de Eustaquio Buelna; “Viaje a Topolobampo”, (1888), del periodista y escritor, Francisco Gómez Flores; “Atlas metódico para la enseñanza de la geografía de la república mexicana”, (1874) y “Atlas geográfico, histórico y estadístico de la república mexicana”, (1858), del geógrafo y escritor, Antonio García Cubas, y “Sinaloa ilustrado”, (1898) y (1980), de J. R. Southworth.

Esta investigación se fundamentó teóricamente en las nuevas concepciones del espacio, porque a partir del giro espacial la historia incorporó el estudio de esta categoría: “en recientes investigaciones, considerando la nueva idea de que el espacio también es importante en la representación discursiva para organizar y construir la imagen de la especialidad; lo que sucede con el giro espacial es que hay un cambio del paradigma, cambia la forma en que se entiende, pero también la forma en que se estudia el espacio. Encontramos que a partir de este giro espacial empiezan a aparecer una gran multiplicidad y pluralidad de espacios que se construyen históricamente: espacios simbólicos, espacios de la memoria, espacios del recuerdo, espacios políticos, históricos y también espacios literarios. El espacio se convierte entonces en una categoría que puede analizarse.”

A partir de lo anterior, la historiadora explicó que, para analizar la forma en que se representó el campo agrícola sinaloense es importante saber las diferentes etapas por las que pasó la actividad agrícola en el estado y las dividió en tres etapas, que son las siguientes: conocer cuáles fueron las innovaciones tecnológicas que influyeron en el desarrollo del campo agrícola sinaloense, así como los inicios del desarrollo agrícola en Sinaloa y posteriormente analizar y documentarnos acerca de la consolidación del campo agrícola.

De esta manera, Iribe Zenil explicó detalladamente las diferentes etapas que atravesó el campo agrícola sinaloense en sus inicios y los obstáculos que se le presentaron como: las dificultades para transportar las cosechas, las técnicas rudimentarias de la época y la inestabilidad política y social, a través de los textos e ilustraciones de los cuatro autores antes mencionados y la visión que éstos plasmaron en sus respectivos trabajos.