Skip to content Skip to footer

Universidad Autónoma de Sinaloa entrega Doctorado Honoris Causa a Élmer Mendoza

29 de abril 2021.

La Universidad Autónoma de Sinaloa llevó a cabo la ceremonia de entrega del Doctorado Honoris Causa al escritor Élmer Mendoza —miembro de El Colegio de Sinaloa—, el jueves 29 de abril a través de Facebook Live.

En el evento estuvieron presentes el Dr. Juan Eulogio Guerra Liera, rector de la Universidad Autónoma de Sinaloa y, de manera virtual, el Consejo Universitario; también integrantes del Consejo Directivo de El Colegio de Sinaloa: el Dr. Jaime Martuscelli Quintana, la Dra. María Aurora Armienta Hernández, el Dr. José Gaxiola López, la Dra. Sylvia Paz Díaz Camacho, el Mtro. Enrique Patrón de Rueda, el Dr. Federico Páez Osuna, el Dr. José Enrique Villa Rivera y el Dr. Jaime Labastida.

En sus palabras al escritor, el Dr. Juan Eulogio Guerra distinguió a Élmer Mendoza como una de las plumas más reconocidas de nuestro país y de nuestra lengua. “Celebramos que un exponente del vigoroso espíritu rosalino reciba hoy el máximo galardón que otorga nuestra más que centenaria casa de estudios”. Asimismo, resaltó el lenguaje auténtico sinaloense como sello de la narrativa de Élmer Mendoza y lo señaló como “un culichi sinaloense orgulloso de su origen”.

Asimismo, sumó a Élmer Mendoza con los grandes escritores mexicanos Carlos Fuentes, Elena Poniatowska, José Emilio Pacheco, Carlos Monsiváis, Juan de la Cabada, así como la cuentista sinaloense Inés Arredondo y el poeta Jaime Labastida.

El arte de narrar

Por su parte, Élmer Mendoza en su discurso agradeció a la Universidad, a El Colegio de Sinaloa, su familia y amigos. Posteriormente, se dedicó a hablar sobre el arte de narrar. Platicó cómo el ser un lector voraz lo llevó al camino misterioso de la literatura, un camino que decidió emprender dejando su profesión de ingeniería atrás para convertirse en el reconocido escritor que es en la actualidad. “En un luminoso y extraño amanecer decidí dos cosas; una, que sería escritor y que debía ser bueno”, comentó el novelista.

Así como Balzac, Flaubert, Kafka, Joyce, Faulkner, Chandler, Ribeyro, Fonseca y Fernando del Paso —a quienes llamó sus maestros en este arte de narrar—, también decidió apostar el todo por el todo.

Para Élmer Mendoza el estilo es el sello distintivo que es muy difícil de imitar, por lo que un autor que se respete debe lograrlo en sus textos.  Por lo tanto, manifestó que, para lograrlo, en su camino debía resolver tres elementos: primero el tema. Este debía poseer un aura de misterio, provocaciones que permitan al autor llenar esos espacios con textos imaginarios. Exigencia que se impuso en cada novela.

Como otro elemento se encontraba el ritmo narrativo. “Lo que yo traía entre manos era que mis novelas sonaran, que cada una parta de un ritmo poderoso, acogedor y provocador de recuerdos de cómo se habla en una región de México conocida como el Norte”, comentó al respecto.

Y como último elemento mencionó al lenguaje. Élmer Mendoza reconoce la importancia de utilizar en sus obras un lenguaje que seduzca: “debía utilizar un lenguaje que salga de mi corazón, el lenguaje culichi. Cada página que escribía era un ejercicio en que podía expresarme a mí mismo, una parte que me define como miembro de un pueblo, de una época y luego, de un grupo de autores que fundamos la Narrativa del Norte”. 

Deja un comentario