Skip to content Skip to footer

El reto de la acuacultura es cómo volverla sustentable y productiva en el Golfo de California: Federico Páez Osuna

22 de septiembre 2021

Para hablar del impacto ambiental de la pesca y la acuacultura, el Dr. Federico Páez Osuna —miembro de El Colegio de Sinaloa— participó con la conferencia: Hacia una pesca y una acuacultura sustentables y productivas en el Golfo de California y regiones estuarinas, en las actividades previas al Simposio Interacciones desde la fuente al mar en el Golfo de California, organizado por la Universidad Nacional Autónoma de México, el miércoles 22 de septiembre, a través de plataformas digitales.

En la actividad estuvieron presentes Dr. Fernando González Villarreal de parte del Instituto de Ingeniería UNAM, Dr. José Luis Aragón Hernández de la Facultad de Ingeniería UNAM y el Dr. David Alberto Salas de León del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología UNAM.

A manera de introducción, David Alberto Salas describió la situación de México en cuanto al sector pesquero y la importancia del Golfo de California al ser la principal región pesquera del país.

Por su parte, el Dr. Páez Osuna dividió el webinar en dos partes: la primera enfocada al impacto ambiental de la acuacultura, y la segunda en cómo volverla sustentable y productiva en el Golfo de California.

Mencionó que la camaronicultura es la práctica predominante en el Golfo de California y gracias a esto, en cuanto a crustáceos, México aparece en octavo lugar, siendo China el primero. También indicó que el camarón silvestre mexicano es el más dominante, siendo el camarón blanco del Pacífico (Penaeus vannamei) una joya de la acuacultura.

Destacó que entre los estados que rodean al Golfo de California —conocida como la Ecorregión del Golfo de California, 130 mil hectáreas aproximadamente— el 94% de la región le corresponde a Sonora y Sinaloa, ocupando el primer lugar, seguido de Nayarit, Baja California y Baja California Sur.

Asimismo, explicó que el cultivo de camarón a nivel mundial depende de la cantidad de camarón o postlarva que introduzcan por metro cuadrado, es decir, se habla de una mayor o menor intensidad de cultivo: los cultivos que van de 0 a 10 o de 0 a 5 camarones por metro cuadrado se llaman cultivos extensivos, y los que van de 5 a 20 o 30 camarones por metro cuadrado se llama cultivo semiintensivo. Expuso que en el Golfo de California se practica una camaronicultura predominante del tipo semiintesivo.

El investigador expresó que para poder entender el impacto de la camaronicultura se debe saber cómo funciona el cultivo de camarón. Explicó que en los estanques de camarón primeramente se trata el agua y los suelos con cal, al igual que se fertilizan, se añade el alimento desde los bordos o en una pequeña embarcación como una especie de cañón y, una vez que se inicia el cultivo, se ponen los juvelines o postlarvas. Con ello, señaló que el resultado de este proceso no sólo es la cosecha de camarón sino también los llamados efluentes camaronícolas, los efluentes son las aguas que terminan después del cultivo y que se arrojan al cuerpo de aguas alrededor de las granjas.

Con base en lo anterior, Páez Osuna indicó que hay dos salidas que no se miran durante el cultivo de camarón: lo que sale a través del agua hacia la atmósfera y otra parte que va desde la columna de agua de los cultivos de camarón de los estanques hacia el piso o hacia los suelos.

El Dr. Federico Páez detalló los productos químicos y biológicos que más se utilizan en las granjas, el tratamiento de suelos y agua: fertilizantes, desinfectantes, antibióticos y aditivos de alimentos. Asimismo, describió el impacto ambiental de la camaronicultura mediante cuatro puntos: la conversión de suelos, succión de agua y plancton, descargas de efluentes y emisiones.

Para finalizar, el académico habló sobre cómo están los impactos asociados al Golfo de California, aproximadamente 122 mil hectáreas, ejemplificó que operando 200 días en promedio, las granjas de la región tendrían un impacto en las pesquerías de unas 11 500 toneladas al año.

Deja un comentario