Skip to content Skip to footer

La glicina es el aminoácido encontrado en el medio interestelar; sería la pieza más sencilla de la vida en el universo y en la Tierra: Luis Zapata González

4 de noviembre de 2021.

Para analizar la correlación de la vida en la Tierra y el desarrollo del universo, donde la astronomía y la astrofísica han tratado de saber si realmente existe vida más allá de nuestro planeta, el Dr. Luis Alberto Zapata González —investigador del Instituto de Radioastronomía y Astrofísica de la UNAM— brindó la videoconferencia: Aminoácidos interestelares, el jueves 4 de noviembre del presente año, a través de Zoom y Facebook institucionales. La actividad fue realizada por El Colegio de Sinaloa, dentro del ciclo Ciencia en Directo y en colaboración con la UNAM.

El Dr. Luis Zapata analizó la formación de moléculas en el espacio, en particular habló del hidrógeno, una de las moléculas más sencillas y abundantes que hay en el universo. Explicó que, al compartir sus electrones, el hidrógeno forma un enlace covalente, lo que permite que las moléculas se formen obteniendo arreglos más complejos de moléculas en el medio interestelar.

Señaló que en la Tierra se asocia con la molécula del agua H2O, este es un enlace muy similar donde el oxígeno y el hidrógeno comparten sus electrones y forman el agua. Asimismo, señaló que son parte de nuestra vida diaria. Mencionó que en la atmósfera hay moléculas diatómicas de oxígeno, las cuales se encuentran en el ozono —la parte más alta de la atmósfera— que se forman en el medio interestelar, entre las estrellas donde hay grandes cantidades de gas y polvo.

El investigador explicó varios mecanismos de formación de moléculas en el espacio, a través de tres fases; la del gas frío, donde se encuentran grandes nubes y cadenas moleculares formadas principalmente de carbono; la fase del gas tibio que corresponde a moléculas que se forman en los grandes mantos de hielo, los cuales una vez que se evaporan liberan formaldehido; así como la fase de superficie de grano de polvo.

Asimismo, el investigador citó el caso del carbono, al que consideró muy importante “porque puede formar moléculas muy sencillas, que se encuentran en el medio interestelar donde hay grandes nubes de gas y polvo”. A través de una imagen tomada por el telescopio Hubble de una nebulosa (Cabeza de caballo) que se encuentra en la constelación de Orión, expresó que dentro de las nubes moleculares es donde se da el proceso de formación de las moléculas.

De la misma manera, mencionó la importancia de los observatorios que se encuentran en diversos puntos del planeta Tierra, en particular el Atacama Largue (Chile); éste trabaja en ondas milimétricas, lo que ha permitido a la comunidad científica continuar los trabajos en estos campos.

También explicó que se han detectado muchas moléculas interestelares con dos, tres, cuatro, cinco hasta 70 átomos y mostró un esquema desde que se han venido encontrado las moléculas.

Para ampliar esta información, presentó la Tabla Periódica de los elementos, desde donde detalló que moléculas interestelares poseen elementos químicos presentes también en la Tierra; contienen hidrógeno, carbono, nitrógeno, oxígeno y, en menor medida, aluminio, fósforo, sulfuro, titanio, fierro, entre otros. Estos átomos comparten las moléculas de diversos organismos multicelulares de la Tierra, están presentes en el agua, las proteínas, grasas, carbohidratos, DNA, RNA, ATP, etcétera. En opinión del Dr. Zapata, estas reflexiones llevan a sugerir que estas moléculas pueden dar vida en otros espacios del sistema interestelar.

El Dr. Luis Zapata centró su conferencia sobre los aminoácidos, los que a su vez se forman de hidrógeno; estos pueden ser definidos como ácidos con azucares que constituyen la estructura de las proteínas que usan para la formación de la vida todos los organismos de la Tierra, son considerados los ladrillos de la vida.

El investigador mencionó los diferentes tipos de aminoácidos que se han visto en la Tierra como la alanina, valina y la glicina, esta última obtiene diferentes formas por contener grupo radical de hidrogeno, que va cambiando su complejidad; a manera de ejemplo, expuso que como pieza fundamental se tiene un bloque de Lego al que se le van colocando más bloques. De esta manera se puede explicar cómo se van formando proteínas mucho más complejas como la melanina.

Asimismo, se han detectado moléculas de aminoácidos en cometas que están girando alrededor del sol, en esos cometas ya se encuentra la glicina, la cual se piensa que es la parte más antigua que existe en nuestro sistema solar, por lo que la complejidad de la glicina (aminoácidos) que vemos frecuentemente en la Tierra en diferentes organismos ya están presentes.

El Dr. Luis Zapata indicó que desde hace 40 años se ha tratado de encontrar la glicina (aminoácido) en el medio interestelar, esta sería la pieza más sencilla de la vida aquí en el universo y en la Tierra, la cual sólo se ha encontrado en el sistema solar. En este sentido, concluyó que ha sido muy complejo tratar de detectar este aminoácido.

Deja un comentario